Edimburgo con niños

Edimburgo es una ciudad estupenda para visitar en familia. La capital escocesa es pequeña, se recorre muy bien a pie y cuenta con muchísimas opciones de ocio, parques y jardines y atracciones pensadas para los más pequeños.

La mayoría de bed & breakfast y hoteles de Edimburgo cuentan con habitaciones familiares y todo tipo de servicios, como alquiler de cunas. Aunque, como en cualquier destino, la mejor opción para alojarse en familia en Edimburgo es un apartamento, donde tendréis más espacio para estar a vuestras anchas, podéis cocinar si lo necesitáis y moveros con mayor libertad en general.

Peluches escoceses

Un peluche muy escocés.

Respecto a los restaurantes y pubs, no es difícil encontrar lo que se llaman locales kids friendly o family-friendly, donde bebés y niños son muy bien recibidos y cuentan con menús especiales para ellos, entre otras prestaciones, como baños con cambiador, sala de lactancia o tronas.

The Tron, pub kids friendly

The Tron, es uno de los muchos pubs kids friendly.

Y si vuestro viaje coincide con el mes de agosto, tus hijos podrán disfrutar de todas las actividades del Festival diseñadas específicamente para ellos.

Edimburgo en familia

Una familia contempla un espectáculo callejero en la Royal Mile durante el Festival.

Qué hacer con niños en Edimburgo

Si estás planeando un viajae a Edimburgo con niños, echa un vistazo a nuestras propuestas, donde hemos incluido opciones para todos los gustos y bolsillos.

Visitar el Castillo de Edimburgo

Ningún viaje a la capital escocesa estaría completo sin una visita al Castillo de Edimburgo, y más aún si viajas con niños. Allí podréis recorrer el perímetro de la muralla, disfrutar de las vistas sobre la ciudad, conocer al viejo cañón bautizado como Mon’s Meg o ver el Museo Nacional de la Guerra.

Carrito de bebé

En algunas estancias del castillo hay que dejar en la puerta el carrito del bebé.

Hacer una excursión al Lago Ness

Si les has hablado a tus hijos sobre Escocia antes de viajar aquí, es probable que les hayas contado algo sobre el famoso monstruo del lago Ness, conocido como Nessie. Seguro que les encantará visitar ellos mismos el lago y conocer a Nessie de primera mano en el centro de interpretación que hay en la zona. En Guías Nómadas te invitamos a visitarlo con nuestra excursión al Lago Ness, las Highlands e Inverness desde Edimburgo. Una opción perfecta para pasar un día en familia fuera de Edimburgo, y conocer algunos de los paisajes más bonitos de Escocia si dispones de pocos días en tu viaje.

Ver la Cámara Oscura

En la parte más alta de la Royal Mile, muy cerca del castillo, se encuentra una de las mejores atracciones de Edimburgo para visitar con niños. Se trata de la Cámara Oscura, donde disfrutarán de lo lindo jugando en sus salas llenas de ilusiones ópticas y conociendo de cerca cómo funciona una camera obscura.

Espejos en la Cámara Oscura

Espejos en la Cámara Oscura.

Explorar la Tierra en Our Dynamic Earth

Tras este peculiar edificio en forma de armadillo se esconde un interesante espacio dedicado a la ciencia que realiza un viaje a través del tiempo varios millones de años atrás. Merece la pena visitarlo sobre todo si viajas con niños, para ver el nacimiento de las estrellas desde su nave espacial, asomarte a la selva tropical, sobrevolar un glaciar o vivir la erupción de un volcán.

Saludar a los koalas en el Zoo de Edimburgo

El zoo de Edimburgo cuenta con numerosos animales procedentes de todos los hábitats del planeta; además, es un poco diferente respecto a los típicos zoológicos, pues es además un importante centro de investigación y preservación de especies para garantizar su supervivencia y mejorar sus condiciones de vida.

Edimburgo con niños

Viajar con niños a Edimburgo durante el Festival es la mejor opción para disfrutar en familia del ambiente de la ciudad.

Pasear por el Jardín Botánico

Uno de los espacios verdes más bonitos de Edimburgo es sin duda su Jardín Botánico, un parque donde es posible encontrar especies vegetales llegadas desde todos los rincones del mundo: de hecho, el jardín alberga la mayor muestra de flores y plantas chinas fuera del propio país, por lo que merece la pena acercarse para perderse durante un par de horas en este paraíso vegetal donde abundan los lagos, las cascadas, los estanques (por supuesto, con patos incluidos) y los senderos que nos llevarán de un lado a otro para descubrir preciosos rincones que te harán no soltar la cámara. ¿Lo mejor? ¡Es gratis!

Parque infantil

Parque infantil en Dean Village.

Granjeros por un día en la Gorgie City Farm

Esta granja urbana es un lugar perfecto para llevar a tus hijos y que aprendan de forma muy divertida cómo funciona una granja de verdad y cómo viven los animales que hay en ella. Aquí pueden interactuar con los animales, darles de comer e incluso jugar con los más pequeños.

Tiovivo en Edimburgo

El tiovivo de los Jardines de Princes Street.

Museos de Edimburgo para visitar con niños

Edimburgo tiene muy buenos museos, y estos son, en nuestra opinión, los mejores para visitar en familia:

Museo Nacional de Escocia

Es una de las mejores opciones para visitar con niños, pues es cómodo de ver y tiene numerosos atractivos para ellos, desde convertirse en arqueólogos hasta vestirse de caballeros medievales. En su exposición de mezclan esqueletos de animales prehistóricos con la oveja Dolly disecada, así como todo tipo de objetos y manifestaciones artísticas relacionados con la historia de Escocia y del resto del mundo: trajes típicos, minerales y fósiles, armas, cuadros, esculturas… didáctico e imprescindible.

Museum on the Mound

Este museo situado sobre la colina del mismo nombre, a apenas 10 minutos de la Royal Mile, es uno de los más divertidos para ver con niños. Su exposición nos acerca al mundo del dinero y las finanzas de una forma muy amena y sobre todo experimental, con talleres adaptados para los niños, donde pueden conocer qué aspecto tenían las primeras monedas de la historia y cómo se acuñan, abrir una caja fuerte o reconstruir una maqueta del antiguo edificio del Banco de Escocia (donde se ubica el museo) a toda prisa para batir un récord.

Museo de la Infancia

Un museo pequeño y muy a mano (en plena Royal Mile) que se ve en apenas una hora, y gracias a cuya exposición puedes recordar viejos tiempos al contemplar antiguos juguetes.

Para los niños resulta muy didáctico, pues pueden ver cómo eran los juguetes con los que jugaron sus abuelos o qué aspecto tienen los muñecos procedentes de otras culturas, además de decenas de osos de peluche, preciosas casas de muñecas, libros y juegos de mesa… además, en cada sala hay varios rincones con juegos pensados para que se entretengan los visitantes más pequeños mientras los padres visitan más tranquilamente cada espacio.

Otros planes

  • Tras los pasos de Greyfriar’s Bobby: puedes leer la historia del perrito Bobby, la mascota más fiel de Escocia, y contársela a tus hijos para recorrer después con ellos todos los puntos de Edimburgo relacionados con esta leyenda: la estatua de Bobby, sus objetos expuestos en el Museo de Edimburgo…

Greyfriars Bobby

Greyfriars Bobby y su pub al fondo.

  • Subir a Calton Hill: dar un paseo hasta llegar a Calton Hill para contemplar las vistas es un buen plan para pasar una mañana en familia. Podéis recorrer cada uno de los monumentos que hay allí e incluso subir a alguno de ellos, como el Monumento a Nelson.

Explorando el Palacio de Holyrood

Explorando el Palacio de Holyrood.

  • Visitar el Palacio de Holyrood: también podéis bajar la Royal Mile hasta llegar al Palacio de Holyrood, y perderos por sus jardines tras visitarlo por dentro.
  • Siempre nos quedarán los columpios: en los jardines de Princes Street encontrarás una gran área de juegos donde llevar a tus hijos a que desconecten durante un rato de tanto turismo. Si coincide que hay Festival o es Navidad, incluso podéis subiros a la gran noria que se instala al final de los jardines.

Si te ha gustado, comparte:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter