Stirling

Stirling es una de las ciudades más visitadas de Escocia; se encuentra a unos 70 kilómetros de Edimburgo, y cuenta con un intenso pasado histórico (fue residencia real durante la Edad Media) y numerosos atractivos culturales (además de una de las universidades más famosas del Reino Unido) que convierten a Stirling en uno de los mayores focos de turismo del país.

Panorámica de Stirling

Panorámica de Stirling.
Fotografía: Stirling Council

Qué ver en Stirling

Stirling es una ciudad de gran tamaño con muchos puntos de interés que merece la pena ver; aquí va un resumen de los más importantes, empezando por el castillo, su monumento más famoso.

Castillo de Stirling

El Castillo de Stirling es sin duda su monumento más famoso; si solo tienes tiempo de hacer una visita turística en la ciudad, que sea esta. Si ya has visitado el Castillo de Edimburgo, seguramente te lo recordará: situado en la parte más alta de una colina, dominando la ciudad y con aspecto de fortaleza.

Castillo de Stirling

El Castillo de Stirling.
Fotografía: Alex Janssen

Una vez dentro, no olvides visitar el Gran Salón, la capilla real, el Palacio Real y las antiguas cocinas, donde se reproducen escenas cotidianas que nos acercan a la vida del castillo hace siglos. También puedes pasear por los jardines de la reina Ana y, si tienes tiempo, entrar The Argyll & Sutherland Highlanders Regimental Museum, un museo dedicado al regimiento de los highlanders, que participó en varias guerras durante los siglos XIX y XX. Asómate también sobre las murallas para obtener una buena panorámica del Monumento a William Wallace y los alrededores.

  • Precio: adultos 14.50 £; niños entre 5 y 15 años, 8.70 £; desempleados y mayores de 60 años, 11.60 £ menores de 5 años y portadores de Explorer Pass, gratis.
  • Horario: todos los días de 09:30-18:00 horas (abril-septiembre) y de 09:30-17:00 horas (octubre-marzo). Último acceso 45 minutos antes del cierre. Cerrado el 25 de diciembre.

Argyll’s Lodging

Encontrarás Argyll’s Lodging justo al salir del castillo bajando por las escaleras de acceso. Se trata de una antigua casa señorial del XVII, un buen ejemplo de arquitectura renacentista donde se puede apreciar cómo vivía las aristocracia que formaba parte de la Corte gracias a sus habitaciones conservadas con todo lujo de detalles. ¿Lo mejor? El comedor, con una decoración impresionante.

Argyll's Lodging

Argyll’s Lodging.
Fotografía: sobolevnrm

  • Precio: puedes acceder con la misma entrada del Castillo de Stirling (¡no olvides guardarla!).
  • Horario: todos los días de 13:00-16:00 horas.

Monumento a William Wallace

Este imponente monumento dedicado a William Wallace, héroe nacional escocés por excelencia, cuenta con una torre que ofrece las mejores vistas de Stirling. Dentro del monumento se pueden visitar la Sala de Armas, la Sala de los Héroes (donde se expone una réplica de la espada de Wallace, los Aposentos Reales (donde los niños pueden jugar a construir su propio monumento en miniatura) y la Corona Real, el mirador superior.

Monumento a William Wallace

Monumento a William Wallace.
Fotografía: dun_deagh

Aunque se encuentra algo alejado del centro de Stirling (al menos como para ir a pie, y los autobuses no son muy frecuentes en temporada baja) merece la pena visitarlo, por la leyenda asociada a él (¿quién no ha visto Braveheart?) y por sus magníficas vistas de la ciudad.

  • Precio: adultos 9.50 £; niños entre 5 y 15 años, 5.90 £; desempleados y mayores de 60 años, 7.60 £ menores de 5 años, gratis.
  • Horario: todos los días de 10:30-16:00 horas (enero-marzo y noviembre-diciembre), de 10:00-17:00 horas (abril-junio y septiembre-octubre) y de 10:00-18:00 horas (julio-agosto). Cerrado el 25 y 26 de diciembre y 1 de enero.

Puente de Stirling

No se trata del mítico puente donde William Wallace, en el año 1297, derrotó a las tropas inglesas, pues de ese ya no queda nada. Pero el puente construido después merece igualmente una visita: es gratis, peatonal y ofrece buenas vistas, por lo que si el día acompaña se puede aprovechar para dar un paseo y cruzarlo mientras nos relajamos con las vistas de los alrededores.

Puente de Stirling

Puente de Stirling.
Fotografía: Stirling Council

Iglesia de la Santa Cruz (Church of the Holy Rude)

Esta iglesia es una de las más antiguas de todo el Reino Unido, construida en el siglo XII (aunque ha sido reconstruida en varias ocasiones posteriormente). Escenario de coronaciones y bodas reales, merece la pena hacerle una visita para contemplar el techo de madera que se ha conservado, y también el viejo cementerio adyacente, un lugar tranquilo donde descansan para toda la eternidad algunos de los protagonistas de la historia escocesa, y cuyas tumbas constituyen verdaderas obras de arte.

Iglesia de la Santa Cruz

Iglesia de la Santa Cruz.
Fotografía: dun_deagh

  • Precio: gratis.
  • Horario: todos los días entre mayo y septiembre de 11:00-16:00 horas.

Antigua prisión victoriana (Old Town Jail)

Lo mejor de este lugar, que ejerció como prisión militar hasta comienzos del siglo XX, son las vistas de Stirling desde el piso superior: una panorámica de 360 grados en la que se pueden apreciar el Monumento a William Wallace, parte del castillo y el Parque Nacional de los Trossachs al fondo. En el interior te espera un recorrido por las antiguas celdas de la cárcel amenizada con actores, y una exposición acerca de las condiciones de vida de las cárceles escocesas actuales.

  • Precio: todos los días de 10:00-17:00 horas (última entrada a las 16:15 horas), abierta solo entre julio y septiembre.
  • Horario: adultos, 5 £, menores de 5 años, gratis.

Abadía de Cambuskenneth

En las afueras de Stirling (a una media hora a pie) se encuentra esta abadía fundada en el siglo XII que perteneció a los monjes agustinos. Aunque debido a su antigüedad solo se ha conservado parcialmente, aún puede apreciarse al pasear entre sus ruinas el esplendor del que debió de gozar hace siglos.

Abadía de Cambuskenneth

Abadía de Cambuskenneth.
Fotografía: Steven Wisniewski

Además de darle nombre a la localidad donde se encuentra, fue abadía real gracias a su proximidad a Stirling: los monarcas escoceses acudían a rezar en ella, y algunos, como Jaime III y Margarita de Dinamarca, incluso fueron enterrados aquí (se pueden ver algunos restos de la tumba original del primero).

  • Precio: gratis.
  • Horario: todos los días de 09:30-18:00 horas (abierta solo entre abril y septiembre).

Y si todavía te sobra tiempo…

Te aconsejamos dar un paseo por el casco antiguo (Old Town) de Stirling, echar un vistazo a la curiosa fachada de Mar’s Wark, una antigua mansión del XVI que quedó inacabada (de ahí lo de la fachada pues es lo único que se puede ver) o perderte por los alrededores de la Universidad de Stirling, considerada una de las más hermosas del mundo por estar construida en torno a un lago.

Mar's Wark

Mar’s Wark.
Fotografía: dun_deagh

Con todos estos lugares de interés puede que te estés preguntando si es posible visitar Stirling en un día desde Edimburgo. La respuesta es sí, si te organizas bien el tiempo.

A continuación te proponemos varias alternativas para acercarte a conocer la ciudad.

Cómo llegar

La forma más cómoda y completa de visitar Stirling es apuntarte a nuestra excursión a Stirling desde Edimburgo con guía en español. Podrás conocer sus monumentos más famosos, como el castillo o el Monumento a William Wallace, en un solo día, además de disfrutar del impresionante paisaje del Parque Nacional de los Trossachs y del entorno de cuento del Lago Katrine sin preocuparte por organizar nada por tu cuenta y con todos los traslados incluidos. Te esperamos ;)
Tren de ScotRail que conecta Edimburgo con Stirling

Tren de ScotRail que conecta Edimburgo con Stirling.
Fotografía: Paul Robertson

También puedes ir en tren desde Edimburgo con Scotrail. El trayecto dura más o menos una hora y cuesta aproximadamente 15 £, dependiendo del horario escogido.

Si te ha gustado, comparte:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter